Skip to content
Delimas.pe

6 claves para combatir el reflujo gastroesofágico

2017-07-03

¿Qué es el reflujo gastroesofágico?

Cuando una persona consume un alimento, éste pasa de la boca al esófago y de ahí al estómago, donde tiene lugar su digestión. Para que el alimento pueda pasar del esófago al estómago existe una válvula llamada esfínter esofágico inferior que actúa como una puerta, abriéndose para que la comida pase. Una vez que el alimento ha pasado, la válvula vuelve a cerrarse para evitar que los ácidos y enzimas del estómago pasen al esófago, es decir, para evitar el reflujo gastroesofágico. Cuando una persona padece esofagitis tiene lugar una disminución de la presión del esfínter esofágico inferior, por lo que el jugo gástrico y las enzimas digestivas refluyen. Como consecuencia de este reflujo puede presentarse irritación de la mucosa del esófago y la inflamación de la misma (esofagitis). La inflamación causa dolor y dificultad para tragar.

Dieta para el reflujo gastroesofágico

Una correcta selección de alimentos es fundamental para curar la inflamación de la mucosa del esófago y reducir la irritación. Las recomendaciones dietéticas son tratar de disminuir la acidez de las secreciones gástricas y seleccionar alimentos que suavicen la mucosa y calmen la irritación y el dolor.

Una dieta para el reflujo debe ser suave y se puede emplear junto con cambios en el estilo de vida para ayudar a tratar úlceras, acidez gástrica, náuseas, vómitos, diarrea y gases. Debe incluir alimentos blandos, no muy picantes y con poca fibra. No debe comer alimentos picantes, fritos, ni crudos. Tampoco debe tomar alcohol ni bebidas que contengan cafeína.

Su doctor le dirá cuándo puede empezar a comer otros alimentos de nuevo. Consumir alimentos saludables aún será importante cuando vuelva a agregar alimentos. Su doctor puede remitirlo a un nutricionista para que lo ayude a planear una dieta para el reflujo.

Alimentos recomendados

Los alimentos que puede comer en una dieta suave incluyen:

  • Leche y otros productos lácteos, únicamente bajos en grasa o sin grasa.
  • Verduras cocidas, enlatadas o congeladas.
  • Jugos de frutas y jugos de verduras (algunas personas, especialmente aquellas con ERGE, deben evitar los cítricos).
  • Panes, galletas y pasta elaborados con harina blanca refinada.
  • Cereales calientes y refinados.
  • Carnes tiernas y magras, tales como pollo, pavo, pescado blanco y los mariscos, preparados al vapor, horneados o asados a la parrilla sin grasa agregada.
  • Mantequilla de maní cremosa.
  • Budín y natillas.
  • Huevos.
  • Tofu.
  • Sopa, especialmente caldo.
  • Té suave .

Alimentos no recomendados

Algunos alimentos que podría preferir evitar cuando siga una dieta suave son:

  • Lácteos grasosos, tales como la crema batida o el helado rico en grasa.
  • Quesos fuertes, tales como el azul o el Roquefort.
  • Verduras crudas.
  • Verduras que producen gases, tales como el brócoli, la col, la coliflor, el pepino, los pimientos verdes y el maíz.
  • Fruta deshidratada.
  • Cereales de salvado o integrales.
  • Galletas, pasta o panes integrales.
  • Encurtidos, chucrut y alimentos similares.
  • Especias, como ají picante y ajo.
  • Alimentos que contengan mucho azúcar.
  • Semillas y nueces.
  • Pescados y carnes ahumadas o curadas y muy sazonadas.
  • Alimentos fritos.
  • Bebidas alcohólicas y bebidas con cafeína .

Igualmente, debe evitar medicinas que contengan ácido acetilsalicílico (aspirin) o ibuprofeno (Advil, Motrin).

Otras recomendaciones para la alimentación

Cuando usted siga una dieta suave:

  • Ingiera comidas pequeñas y coma con mayor frecuencia durante el día.
  • Mastique bien los alimentos y hágalo lentamente.
  • Deje el cigarrillo si fuma.
  • NO coma dentro de las 2 horas antes de acostarse.
  • NO coma alimentos que estén en la lista de “no se debe comer”, especialmente si no se siente bien después de ingerirlos.
  • Tome líquidos lentamente.

6 claves para combatir el reflujo gastroesofágico:

  1. Evitar las comidas abundantes y ricas en grasa, sobretodo 3 horas antes de acostarse.
  2. Reducir el consumo de café y bebidas alcohólicas.
  3. Consumir alimentos ricos en mucílagos, como higo, zuchini, zapallo, etc.
  4. Ser regular en los horarios de las comidas y no dejar pasar muchas horas entre comidas.
  5. No acostarse justo después de comer. Conviene mantenerse en posición vertical, o recostado.
  6. Subir la cabecera de la cama unos 15 o 30 cm para evitar la aparición de reflujo mientras se duerme.

La información proporcionada en este sitio sirve para apoyar y no para reemplazar la relación entre un paciente y su médico o nutricionista.

Si busca una dieta para el reflujo gastroesofágico ingrese a –> Ver nuestros Planes

Ayúdanos a mejorar