Skip to content
Delimas.pe

Somos lo que comemos | Construimos nuestra calidad de vida lentamente

2018-02-12

Somos lo que comemos

Dicen que lo que uno siembra, cosecha. Que lo que uno da es lo que obtiene. Obviamente, no se recoge el mismo día en que se siembra, pero cada uno es responsable de lo que hace antes y después de la siembra. Este proceso requiere de tiempo. Construimos nuestra calidad de vida lentamente y, sin darnos apenas cuenta, estamos caminando por senderos que hemos ido forjando. Conocemos muy bien el valor del esfuerzo, del sacrificio y de la voluntad. Sabemos cuál es el camino para alcanzar una vida saludable pero, sin embargo, lo descuidamos con facilidad.

Los hábitos en alimentación, ejercicio físico o consumo de sustancias repercuten de manera directa en la salud de las personas y en su calidad de vida. Los expertos en nutrición recomiendan comer una cantidad suficiente de cada tipo de nutrientes. En la etapa adulta lo ideal es consumir una gran variedad de alimentos, sólo así encontraremos el equilibrio, con comidas sanas.

Y es que se sabe que una dieta variada, con comidas sanas,  nos hace sentir mejor por dentro y por fuera.  Para alcanzar una vida saludable, no sólo es necesario mantener una dieta balanceada, con comidas nutritivas, sino también realizar actividad física de manera regular.

Comida sana, una cultura

En el momento de elegir entre una opción saludable y otra que nos perjudicará, son muchas las situaciones e influencias que se involucran. Un lugar muy importante lo ocupa la cultura de cada uno; en este contexto, entendemos por cultura un conjunto de costumbres que nos son transmitidas o impuestas. A lo largo del tiempo, van pasando por este mundo generaciones y generaciones, que dejan su huella en la cultura; inmersos en ella, están también los hábitos relacionados con el estilo de vida, cuyo legado puede ser a favor o en contra de una “cultura saludable”. Cuando conocemos los efectos que cada opción puede tener sobre nuestra salud, estamos capacitados para poder elegir.

¿Cómo mejorar mi alimentación?

Uno de los factores que más peso tiene sobre la salud es el estilo de vida, es decir, el conjunto de hábitos y conductas cotidianas. Para tener una buena salud es muy importante adoptar un estilo de vida saludable.

Aquí algunas recomendaciones para mejorar nuestros hábitos de alimentación:

  • Una dieta saludable es fundamental para llevar una buena salud. Una alimentación correcta, variada y completa permite que el organismo funcione con normalidad.
  • Es importante comer cinco raciones de frutas y verduras al día, ya que numerosos estudios confirman que, a más consumo de estos alimentos, mejor para la salud.
  • Otro elemento fundamental en la dieta es la reducción del consumo de sal ya que un consumo en exceso supone, según la OMS, un factor de riesgo clave en la hipertensión y la enfermedad cardiaca. Debe tenerse en cuenta que gran parte de la sal que se consume está “escondida” en multitud de alimentos que se ingieren cada día: panadería, cárnicos, salsas, quesos o comida preparada. Por tanto, es aconsejable disminuir el consumo de alimentos procesados.
  • También es muy importante sustituir los cereales refinados por integrales por su efecto cardiosaludable. Las evidencias científicas demuestran que tomar cereales integrales reduce el riesgo de sufrir diabetes tipo 2, hipertensión, cardiopatias y algunos tipos de cáncer.
  • Además, es beneficioso incorporar menestras por sus beneficios para la salud del corazón, así como frutos secos.
  • Debemos beber suficiente agua. El agua debe ser la bebida principal para calmar la sed. Lo recomendable es elegir las que tengan un adecuado contenido en sales minerales. Una buena referencia para una correcta hidratación estaría en diez raciones de líquidos al día (1 ración = 200 a 250 ml).
  • Por el contrario, hay que evitar el consumo de bebidas azucaradas y reducir el consumo de alcohol tanto como sea posible. Según la OMS, el alcohol es “perjudicial para el sistema cardiovascular”, además de teratogénico (que provoca una deformación o una anomalía en el feto), neurotóxico, adictivo, inmunosupresor y carcinogénico. Es decir, que no existe una cantidad mínima recomendada: cuanto menos, mejor para la salud.

La información proporcionada en este sitio sirve para apoyar y no para reemplazar la relación entre un paciente y su médico o nutricionista.

Si busca mejorar su alimentación en Lima ingrese a–> Ver nuestros Planes

>>>Delimás tiene la solución para quienes buscan un menú sano por delivery en Lima>>>

Ayúdanos a mejorar